ÚLTIMAS NOTICIAS

NUEVAS TÉCNICAS AVANZADAS

Tips para identificar la veracidad de la información suministrada por un candidato

La mayoría de las mentiras que los candidatos ponen en el currículum pueden ser descubiertas por los reclutadores durante la entrevista de trabajo. Los reclutadores utilizan herramientas para selección de talento para desenmascarar datos falsos y asegurarse de que, cuando los atrapan, los mentirosos se eliminen de inmediato, ya que no transmiten confianza.

Conoce las mejores plataformas para realizar entrevistas.

Tips para saber si un candidato está mintiendo

Estos tips que serán presentados a continuación, te permitirán evaluar si un candidato podría estar mintiendo o no durante una entrevista de trabajo.

1) Omite los detalles sensoriales

Los detalles sensoriales son aspectos que utilizan los cinco sentidos, tales como lo que podemos ver, oír, tocar, saborear u oler. Al decir una mentira, se descartan los pequeños detalles que normalmente se utilizan para florecer una historia real. Esto se debe a que después, si es necesario volver a contar la historia, será difícil recordarlos.

Así, un candidato que cuenta una historia real puede llegar a mencionar los colores de un atuendo, una canción que estaba sonando o cómo estaba la comida, en casa o en un restaurante, etc. De todos modos, la mentira tiende a callar en los pequeños detalles.

2) Hay nerviosismo, tensión e inquietud

Dado que la mentira es una contradicción interna (en el sentido de que la persona conoce la verdad y por tanto mantiene dos pensamientos contradictorios), también provoca ciertos efectos fisiológicos. Los más comunes son el nerviosismo, la tensión y la inquietud. La contradicción interna hace que la persona se sienta incómoda e, igualmente, la falta de coherencia -otra forma de entender la contradicción- hace que aparezcan ciertos comportamientos observables.

Después de todo, cuando decimos una verdad, no tenemos que estar tensos, inquietos y nerviosos.

3) Se le dificulta recordar detalles importantes

Cuando decimos la verdad, probablemente no tengamos problemas para recordar lo que sucede. Por otro lado, cuando se crea una mentira, la memoria se puede utilizar como excusa, como justificación no sólo para ocultar detalles -como en la forma anterior- sino también para intentar acabar con el desagradable y angustioso momento de regalar un falso testimonio.

En definitiva, la persona que miente puede hacer frecuentes alusiones a “No recuerdo”, “Olvidé esto o aquello” o “Tengo mala memoria”. Sin embargo, es posible que no esté mintiendo, pero podría ser que es una persona insegura, lo cual tampoco sería conveniente para la organización.

4) Los extremos en donde se posiciona la mirada

En general, durante una entrevista de trabajo, los candidatos a menudo miran hacia otro lado por vergüenza o piensan mucho antes de responder una pregunta. Pero esta actitud puede causar una mala impresión a los entrevistadores.

Mirar demasiado a otros lugares cuando se trata de decir algo no es natural y da la impresión de que todo lo que se dice es una mentira. A este tipo de candidatos hay que evaluarlos con escepticismo.

Por el contrario, si el postulante es capaz de mantener la mirada fija hacia el entrevistador y ofrece sus respuestas de forma clara y natural; es un indicio de que está diciendo la verdad y que tiene un conocimiento real de lo que afirma. Esta herramienta para selección de talento resulta muy útil para todas las entrevistas porque está basada en estudios de neurocientíficos y de comportamiento humano; por lo que el margen de error es mínimo.

5) Parpadeo largos constantes

Este es un acto natural del cuerpo humano, pero también puede verse como una artimaña para que el candidato tenga tiempo de crear argumentos que valoren un poco más el perfil profesional. Incluso si está inconsciente, se ha demostrado que el parpadeo más largo es una reacción del cerebro para demostrar el rechazo de lo que se dice.

6) Miradas dirigidas

También es muy fácil para los reclutadores descubrir cuándo los candidatos mienten. Esto se debe a que el cerebro está condicionado para dar señales cuando no estamos diciendo la verdad con solo dirigir nuestra mirada.

Según los expertos, cambiar el enfoque hacia el lado izquierdo es un signo de creación, es decir, la persona está mintiendo sobre algo. Mirar el lado derecho es una indicación de que el candidato está buscando algo en la memoria, por lo que cuando alguien mira en esa dirección es una señal de que está buscando recordar información.

No obstante, hay determinadas variables que también se deben tener en cuenta. Por ejemplo, si el candidato mira hacia la izquierda, pero en una posición hacia abajo, indica que está recordando algo que no le es de su agrado y es muy posible que se le haga difícil expresar con palabras la sensación que percibe en ese momento.

Te explicamos cómo prepararte para una entrevista.

Como podemos observar, existen variados movimientos corporales que pueden determinar si lo que afirma un candidato es cierto o no. Por lo que aplicar estas herramientas para selección de talento es imprescindible para asegurarse de que los profesionales que ingresen a una organización sean realmente aptos para sus respectivos cargos.

Artículos